4 problemas por los que no tienes el equipo perfecto

problemas por los que no tienes un equipo perfecto

Sí, muchos de vosotros seguramente tendréis un equipo bueno, muy bueno quizá, pero estamos seguros de que no es el perfecto. Esto se debe a 4 sencillos problemas o fallos que no os dejan dar el paso definitivo para decir “aquí estoy yo” y conseguir un equipo extraordinario. Te los exponemos a continuación.

1. Tu equipo no está orientando a ventas

El equipo perfecto es aquel que se orienta hacia las ventas, que las perciben como un algo de todos. Ese debe ser su objetivo principal, pues es de lo que realmente vive tu restaurante. Es preciso que esté formado por vendedores y embajadores de tu marca, capaces de persuadir y convencer a otros para que acudan allí en vez de a otro sitio.

2. Tu equipo no está coordinado ni comprometido con tu marca

Tu equipo debe ser tu marca. Si recuerdas la frase “be water” de Bruce Lee sabrás a qué nos referimos. El equipo debe ser adaptable, comprometido con los valores, visión y misión de tu restaurante, y sentirse parte de él. La compenetración y coordinación entre ellos también es fundamental para solventar cualquier problema. Por eso, tienes que hacer sesiones de entrenamiento y formación cada semana para mejorar la convivencia del equipo.

3. Tu equipo no entiende al cliente

Es posible que tengas al mejor chef, a un maitre de competencia innata y a un equipo de camareros bien dispuestos. Pero, si no son capaces de entender al cliente, ni de ponerse en su lugar, ni de empalizar con ellos… no tienes un equipo perfecto. Cuando selecciones a tu personal, es importante que tengas en cuenta la empatía con las personas. Aunque esto es una cualidad que se puede entrenar y acabar obteniendo.

4. Tu equipo no recibe formación periódica

La clave principal para conseguir al equipo perfecto es darles formación continua. No hay otra forma de conseguirlo. Seleccionar de forma correcta a los trabajadores nos hace tener una buena materia prima para nuestro negocio, pero es fundamental que el equipo esté formado. Hay que programar acciones generales y específicas relacionadas con el trabajo que ejerce cada uno de los componentes de tu equipo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *