Cierre de un restaurante: motivos principales

Al empezar con un negocio nuevo, tienes posibilidades tanto de fracasar como de triunfar. Que la balanza vaya hacia un lado o hacia al otro va a depender de las decisiones que tomes. Siempre parece que hay más motivos de fracaso que de éxito. Por eso, es necesario que conozcas los motivos por los que puede cerrar tu restaurante.

Una experiencia integral

No siempre el plato es el producto principal para los comensales, ya que muchas veces, se fijan en algo más que en una buena comida. Hay que ofrecerles todos los detalles posibles para que se sientan cómodos y satisfechos.

Detalles que cuentan, errores que restan

La falta o mala atención al cliente es uno de los motivos principales de fracaso, incluso por encima de un mal plato. Se considera que el trabajador más importantes es el que da la cara al cliente, y no el que está en cocinas.

Nadie se interesará por recomendar un lugar donde no lo han tratado del todo bien. Pero si el camarero fue amable y cortés en todo momento, que el plato no esté muy bueno pasará a ser un segundo plano.

Muchas veces ocurre esto por contratar a personal de sala sin tener la formación necesaria en el área de la restauración. Si es verdad que en ocasiones de más ventas, se recurre a la contratación rápida. Pero la profesionalidad del empleado es totalmente necesaria.

Mala atención, pésima comida y un local sucio

Las instalaciones y la higiene del restaurante deben estar en perfecto estado. Estos pequeños fallos son los que causan malas impresiones en los comensales. Un ejemplo es el estado del baño del local, ya que cuanto más sucio esté, peor imagen da del restaurante.

Concepto demasiado amplio

Todo el mundo tiene la capacidad de montar un restaurante. Sin embargo, si no se tiene un diagnóstico acertado, las probabilidades de fallo son casi del 100%.

Siempre se intenta abrir un restaurante que sirva para todos los públicos, pero estos fracasan continuamente. ¿La respuesta? Porque no es posible satisfacer a todo el mundo a la misma vez. Se debe establecer un público objetivo concreto para conocer a nuestros clientes a la perfección. Así es mucho más fácil complacerlos.

Mala ubicación

El lugar donde se encuentre tu local dependerá del público al que se dirija. Cerca de un campus universitario sólo habrá restaurantes dirigidos a profesores y alumnos como mucho.

También es importante las características propias del lugar.  Por ejemplo, si no tiene un aparcamiento y hay que dar muchas vueltas para aparcar, pocas personas querrán ir a probar.

Restaurantes sin nada que los diferencie

Los clientes acuden a los restaurantes para comer diferentes platos de los que ya cocinan en sus casas. Por eso, es muy importante la diferenciación de un restaurante frente a otro, ya que ese será el punto que determine la elección.

No siempre es necesario diferenciarse en los platos. La creatividad en decoración, o en la forma de atender a los clientes, marcan la diferencia ante el público.

Negocio de alto riesgo

El control sobre las cuentas de este tipo de negocios es fundamental para que vaya todo sobre ruedas. Hay que conocer el estado de las cuentas, el tamaño de la nómina y el volumen de ventas.

Un trabajo en equipo

El equipo debe estar bien motivado y con gran energía, para que exista un buen ambiente laboral. El éxito de estos emprendimientos se debe al compromiso que aporta cada uno de los empleados del lugar.

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *