,

5 expresiones que no debe decirle el camarero al cliente

5 expresiones que no debe decir el camarero al cliente

Hay veces que los camareros hacen referencia o dicen ciertas frases que, aunque no son insultos ni descalificaciones y puedan parecer inofensivas en un primer momento, hacen que el cliente se sienta molesto, haciendo que se lleve una mala impresión del restaurante y no vuelva más. Son expresiones que no debe decirle nunca el camarero al cliente.

Es importante destacar que tus camareros son la parte visible del restaurante, los que atienden al personal y dan la cara al público, por lo que su trato debe estar bien delimitado, ser excepcional y representar al negocio por encima de todo.

El procedimiento de servicio es el conjunto de instrucciones que debe seguir todo el personal de tu restaurante en cuanto al trato del cliente, desde antes de que llegue y hasta mucho después de que se marche, si tenemos en cuenta los medios digitales.

Para resumir, el procedimiento de servicio define la experiencia de la que va a disfrutar el cliente en su proceso de visita al restaurante. Genera un hábito razonable, uniforme y reproducible que hace que todos el personal trabaje al unísono y muestren los valores del restaurante. Para su control, dichos negocios deben seguir una serie de protocolos ensayados diariamente y mejorados cuando se requiera, que aseguren el buen funcionamiento de los trabajadores. A continuación, vemos las 5 frases que tu camarero no debe decir nunca: 

Saludar con un “¿cuántos?”

No debemos olvidar que los clientes acuden al restaurante para pasar un buen rato rodeado de sus familiares o amigos, por lo que antes de preguntar cuántas personas son, mínimo se debe ofrecer un “bienvenidos”. Decir primero de todo “¿cuántos?” da sensación de prisa y descuido. Siempre se debe cuidar el saludo inicial, ya que de él depende que el cliente se quede y vuelva una segunda, o tercera vez. Unos datos muy curiosos son que el 38% de la impresión de una persona está determinada por el tono de voz, y el 93% de la opinión que tenemos de ella, de la comunicación no verbal.

Preguntar “¿te puedo ayudar en algo?” en vez de dar la bienvenida

De nuevo, un saludo nada adecuado. Cuando entramos en un local y recibimos por parte del camarero esta frase, nos sentimos como si el trabajador no tuviera ganas de atendernos y quisiera que nos fuéramos. Simplemente, dando la bienvenida antes que nada, crea una buena sensación para el cliente.

¿Mesa para uno?

Este es un error muy común y enorme, sobre todo si la frase va acompañada de un gesto de desagrado. Es cierto que cuando un cliente acude solo al restaurante, hay que modificar las mesas y el espacio para proporcionarle una mesa individual, o incluso hay que ofrecerle una mesa de cuatro porque no tienes para uno. Sin embargo, viendo los últimos tiempos que corren y cómo cada vez hay más personas que van solas a los restaurantes, se debería adaptar el local para este tipo de situaciones. La tarea de tu camarero siempre será hacer sentir al cliente como en casa, ya venga solo o acompañado.

“Ningún problema”

Jamás introduzcas la palabra “problema” en una respuesta a un cliente, ya que supone que las demandas de los clientes son una molestia. Por eso, intenta dar siempre todas las respuestas en afirmativo y no en negativo, ya que implican la voluntad de querer ayudar y estar disponible para lo que necesite el cliente. El cambio puede parecer mínimo para los comensales, pero con el paso del tiempo va a suponer una gran diferencia,

“No lo sé”

La quinta y última frase es la que debería ser innombrable para todos los camareros. No tienen por qué conocer a la perfección todos los detalles sobre la carta (que sería bastante beneficioso) y cualquier duda que tenga el cliente en cuestión, pero si debe mostrarle que va a hacer todo lo posible por resolver cada una de sus dudas, y esto se puede demostrar con frases como “enseguida se lo explico” o “déjeme resivarlo un segundo”. Este tipo de respuestas dan mayor sensación de interés y comodidad para los clientes.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *