10 quejas del personal sobre sus jefes

Quejas de los empleados sobre sus jefes

Cuando comienzo a trabajar con un restaurante, a quien primero escucho es al propietario o gerente que me contrata. La queja más recurrente que me traslada es la de “estoy cansado, agotado y frustrado de repetir las cosas y no me hagan caso”.

Mi misión es ayudar a los restaurantes a conseguir que todo el personal, incluidos jefes y encargados, funcionen como un equipo unido, motivado y resolutivo en el que se pueda confiar y delegar. 

Para ello mi primera tarea es realizar un estudio, a modo de radiografía de empresa, que nos sirva para medir y evaluar cómo están funcionado. En este artículo voy a compartir contigo las 10 principales quejas del personal con respecto a sus jefes, que he ido recopilando y ordenando en los últimos años.

Estas quejas nos dibujan diferentes perfiles de jefes y lo más importante, los errores que más problemas generan al restaurante:

1.-Falta de autocontrol, salidas de tono que generan tensión y malestar.

Se refiere a los jefes impulsivos y con temperamento fuerte que no dudan en levantar la voz cuando se enfadan. Estos jefes provocan el efecto de la cara colorada, generan miedo a la bronca y en consecuencia que el ritmo de trabajo sea distinto cuando ellos están presentes o ausentes.

2.-Falta de reconocimiento del esfuerzo, solo críticas frente a errores.

Se refiere a los jefes que con respecto al trato del personal, no valoran el esfuerzo, las horas de más, etc. Solo riñen cuando se cometen fallos pero no agradecen cuando lo hacen bien.

3.-Favoritismo, trato desigual según grado de amistad

Somos humanos y es normal que nos caigan unos mejor que otros, pero si esto se traduce en privilegios para los amigos y dureza para los enemigos no habrá justicia,  unión ni equipo.

4.-Conflictos entre jefes que genera desconcierto y trabajo doble

Ya sea entre sala y cocina o entre primer y segundo encargado, es frecuente la diferencia de criterios entre jefes. Estas diferencias suelen generar dos problemas: 1) rivalidad y tensión que se transmite hacia abajo afectando al ambiente; 2) las decisiones de uno las deshace el otro por detrás volviendo loco al personal.

5.-Abuso del cargo de autoridad

Hay jefes que aprovechan su cargo para su propio beneficio, organizando los turnos, descansos y vacaciones según sus intereses. El malestar del personal a su cargo suele resultar evidente.

6.-No se motiva ni se fomenta el equipo

Los jefes suelen ser jefes por ser muy buenos haciendo su trabajo pero muy pocos saben realmente como tratar, cuidar, motivar o hacer equipo. Pocos se interesan por las personas que se sienten como números.

7.-Falta de comunicación

Muchos jefes son distantes y poco comunicativos, solo hablan con sus personas de confianza y tan solo aparecen para echar broncas cuando hay problemas. En consecuencia, la información no llega a todos por igual, se habla más por detrás que de frente, se producen muchos errores de organización y cada uno acaba haciendo la guerra por su cuenta.

8.-Falta de mano dura, se toleran errores graves.

Muchos jefes pecan de ser muy permisivos, en ocasiones porque el problema se les escapa de las manos, en otras por no saber resolver conflictos y en otras simplemente por dejadez. La consecuencia negativa es la frustración y la sensación de injusticia que hace que los buenos acaben marchándose a otro sitio.

9.-Falta de previsión, se sale del paso cuando el problema está encima.

Muchos jefes están tan ocupados y estresados que viven al día y no dedican tiempo a la planificación. En consecuencia, tan solo se ocupan de los problemas cuando ya los tienen encima y las soluciones improvisadas suponen un sobrecoste y solo sirven para salir del paso. El personal se acostumbra a trabajar con problemas, a disgusto, sacando las castañas del fuego como pueden y quemándose poco a poco.

10.-Falta de transparencia, no nos comunican la realidad.

Se refieren a jefes que filtran, ocultan y distorsionan la información según sus intereses, tanto hacia abajo como hacia arriba.

Por suerte, todas estas cuestiones son reconducibles y cada pequeño cambio en ellas se traduce en una mejora grande en el resto del equipo.

Si te ha gustado este post sobre las 10 quejas del personal sobre sus jefes,  y quieres recibir los artículos directamente en tu correo electrónico no dudes en suscribirte a nuestro boletín mensual. ¡Gracias y feliz semana!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *