Víctor responde: Cómo tratar a personas negativas

Cómo-tratar-a-personas-negativas_3

PREGUNTA. Hola Víctor me llamo Manuel, soy el propietario de un restaurante y estoy ya un poco desesperado por varias personas negativas que por mucho que lo intento no cambian y generan muy mal ambiente. Hemos hecho varios cursos de motivación pero no han funcionado. ¿Hay alguna manera de tratar a estas personas que las haga cambiar? Muchas gracias por su ayuda.

RESPUESTA. Hola Manuel muchísimas gracias por tu pregunta. Hay muchas maneras de tratar a estas personas pero no hay varitas mágicas ni recetas universales porque cada persona es un mundo. Sin embargo si hay herramientas y técnicas que pueden ayudar si se aplican bien pero vayamos por partes.

Lo primero sería definir qué es exactamente una persona negativa, para definir el problema, porque hay muchos comportamientos que se pueden considerar negativos. Es un ejercicio que realizo frecuentemente en las empresas cuando desarrollamos su reglamento interno. Persona negativa o tóxica puede ser la “quejica”, aquella que se queja por todo pero no aporta soluciones; las “víctima”, la que nunca reconoce sus errores y culpa a los demás; la “criticona” que critica y malmete por detrás; la “falsa”, que te dicen una cosa y luego actúa de otra manera; la “agresiva” que te suelta las cosas en caliente y de aquella manera quedándose tan pancha; la “sabelotodo”, prepotente y soberbia que se cree por encima de los demás; y así podría continuar haciendo un largo listado. El principal problema de este tipo de personas es que contagian negativamente al resto, desgastan a los demás, crean problemas de la nada que hacen perder mucho tiempo e influyen negativamente en el ambiente laboral.

Lo segundo y fundamental para tratar este tipo de problemas es identificar sus causas, ya que cada comportamiento viene motivado por razones distintas, y es muy importante entender estas razones para actuar sobre ellas si queremos lograr cambios. Para no hacerlo muy complejo, te expondré los 3 tipos de situaciones más frecuentes que me encuentro en las empresas:

Personas desencantadas y peleadas con la empresa, porque consideran haber recibido un trato injusto. La causa de su desmotivación y comportamiento negativo está relacionada con el liderazgo y la gestión de personal realizada por la empresa (gerentes, encargados, mandos intermedios, etc.).

Personas desmotivadas o quemadas por la sobrecarga de trabajo u otro factor organizacional (salario, descansos, etc.). En esta situación la causa origen no suele estar en el liderazgo sino en la organización del trabajo.

Personas con problemas personales, maniáticas, con baja autoestima, temperamentales o depresivas. En esta situación la causa de los comportamientos negativos no está ni en la empresa ni en la organización del trabajo sino en la propia persona.

En tercer lugar, una vez identificado el origen del problema, nos centraremos en las soluciones. Según el análisis anterior, en muchas ocasiones la causa de tener personas negativas está en la propia empresa y su gestión, con lo que trabajando en esas áreas se podría solucionar el problema, pero seguro que prefieres que me centre en el tercer punto, cuando la persona es negativa por sí misma, pues vamos a ello. Aquí te voy a plantear dos tipos de estrategias, la colectiva y la individual.

Como herramienta colectiva te he mencionado anteriormente el reglamento interno. El reglamento es un documento que describe unas normas básicas de convivencia y trabajo en equipo parar asegurar un ambiente agradable, estimulante y productivo. Ahora bien, es un documento cuya utilidad real dependerá de cómo y cuánto se utilice. Si creamos el reglamento pero no se aplica o solo puntualmente, dejando pasar muchas faltas del personal, perderá credibilidad rápidamente y al cabo del tiempo no será más que un documento guardado en el cajón que no sirve para nada. En cuanto al cómo, se debe aplicar con firmeza pero con humanidad. Recuerdo una empresa donde se quejaban que si el jefe los pillaba echando cinco minutos de más en el café, sin decirles nada, pasaba de largo pero luego les llegaba una carta de amonestación a su casa. Por humanidad me refiero a que cuando observe a la persona cometiendo una falta, la llame y en privado, con sensibilidad y tacto trate el problema con ella. Nada de echar broncas en público que suponen humillaciones y dañan gravemente la relación. Por último, y aunque sobre el reglamento podría escribir un libro, recomiendo crearlo y trabajarlo con el propio personal, para que ellos participen en su elaboración y lo sientan como suyo, en vez de hacerlo yo e imponérselo, lo cual genera rechazo y es valorado como algo que se crea para castigar.

Aparte del reglamento, a nivel individual, para tratar a una persona que hemos valorado que el problema lo tiene ella misma, podría redactarte un recetario sobre cómo actuar frente a cada situación, incluso hay cursos sobre estos temas, pero siéndote sincero, las personas no somos robots, sobran técnicas, esto es más una habilidad que puede desarrollarse y requiere de mucha inteligencia emocional. Para mí la clave está en la cantidad y calidad de comunicación, me explico. Cuanto más comunicación, mayor y mejor relación, siempre que la comunicación sea de calidad. La queja típica es “ya estoy harto de hablar con ella pero no funciona, no cambia”. El error es tener conversaciones tipo monólogo donde le echamos la bronca o le damos un discurso y la otra persona tan solo asiente y habla muy poco. Por calidad me refiero a conversaciones agradables donde hay escucha activa por ambas partes y hay interés genuino por ayudar. Cuando se consiguen estos ingredientes se genera la sintonía y confianza necesaria para la apertura, la sinceridad, la autocrítica y el cambio. Dicho así, y esto es defecto profesional, parece muy difícil, y realmente es complejo, pero resumiendo, si te centras en escuchar más que hablar es más probable que lo que hables tenga más impacto. Y si no te funciona, para eso están los profesionales, puedes pedir ayuda, no tienes que ser tú el experto en todo.

Espero que te sea muy útil y como siempre no dudes en contactarme si necesitas ayuda.

Ponte en contacto con Víctor Pacheco en el 693 816 444 o envíale un mail a vpacheco@activatalento.com

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *