Retos actuales de la empresa familiar andaluza

Retos-actuales-de-la-empresa-familiar-andaluza_3

El año pasado por estas fechas asistí a un curso de verano de la Universidad Internacional de Andalucía en Huelva sobre empresas familiares donde intervinieron los catedráticos y profesionales del sector de más prestigio, su título: Retos actuales de la empresa familiar andaluza. A continuación comparto con vosotros las cuestiones que he considerado de mayor relevancia. El objetivo es que podáis tomar conciencia de ellas y en la medida de lo posible trabajar para minimizarlas:

Vínculos emocionales y afectivos que vetan el sentido común, hacen imprevisibles a las personas, generan fricciones y disputas familiares que interfieren en el negocio.  Por ejemplo, problemas en la pareja, rivalidades entre hermanos, diferencias entre generaciones etc. De hecho, los conflictos entre familiares son la primera causa de mortandad de las empresas familiares. Igualmente el miedo al conflicto promueve que se eviten los temas incómodos, provocando una falta de comunicación que genera falta de confianza, falta de unión, desorganización, trabajo doble, falta de equipo, conflictos y enfeudamiento (cada uno a lo suyo).

Endogamia (= tendencia a la selección de profesionales entre los que son muy cercanos, familiares y amigos, lo que supone aversión a la entrada de personas ajenas) y Nepotismo (= trato de favor hacia familiares a los que se otorgan puestos de trabajo por el mero hecho de serlo, sin tener en cuenta otros méritos). Esto implica una falta de criterios profesionales para la entrada o contratación de los hijos.

La familia se rige por el principio de igualdad, todos iguales y se tiende a la protección del más débil. Como paradoja, esa persona que no encuentra trabajo en el mercado laboral se la mete en la empresa familiar, que se acaba convirtiendo en una agencia de colocación familiar. La peor consecuencia de esta práctica para la empresa familiar es la “descapitalización humana”, es decir, la empresa pierde atractivo para los buenos, que no quieren venir a la empresa o se marchan rápido, y los que están se acaban fugando. En la empresa se quedan los peores, los torpes, los pelotas, etc.

Obligación a la sucesión familiar, chantaje emocional. La empresa familiar es considerada una herencia para generaciones futuras, pero a su vez este legado puede suponer una carga negativa/peso/presión/obligación para ellos que desencadena traumas, depresiones, ruptura familiar, etc. El éxito del padre es una losa para los hijos, una jaula para las siguientes generaciones. Los deseos de mi padre eran órdenes para mí, a pesar de mis ilusiones. Cedí ante mis padres, mis hermanos, ante todos. El apellido pesa como una losa y no me deja ser yo mismo. Soy un esclavo de mi propia imagen. Me quieren por lo que represento, no por lo que soy. La familia es un clan, quien no quiera estar en el negocio es una oveja negra. Me atormenta el pasado y me da miedo el futuro.

Estilo directivo autocrático (el poder se concentra sobre una sola persona, de personalidad dominante, que gobierna sin ningún tipo de regulación o limitación, el negocio es mío) y paternalista (como padre de familia, que toma todas las decisiones, impone y limita la autonomía individual). En este estilo de dirección el diálogo y la autocrítica no forman parte de la normalidad, lo cual genera frecuentes tensiones y conflictos. Debilidades habituales de este estilo son la resistencia al cambio y la dificultad para la delegación de responsabilidades.

Por último, el relevo generacional, dada su complejidad, es el reto más grande de las empresas familiares. Si no se gestiona con anticipación y de forma planificada, se corre el riesgo de terminar con la familia rota, en guerra, con fuegos cruzados y malvendiendo la empresa.

Espero que este post os sea de gran utilidad. Y como siempre, si necesitas ayuda, no dudes en contactarme. Feliz semana 😉

Ponte en contacto con Víctor Pacheco en el 693 816 444 o envíale un mail a vpacheco@activatalento.com

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *